Amy Winehouse. La talentosa cantante, marcada por el alcoholismo y la drogadicción

Recientemente, en un viaje a Londres estuvimos con mi esposa en Camden Town, el barrio más alternativo de esa ciudad, donde nació, creció y murió la talentosa Amy Winehouse. La cantante británica, que murió en 2011, cumpliría el 14 de Septiembre 36 años.

Como Médico especialista en Adicciones, la vida de Amy Winehouse, marcada por el alcoholismo y las drogadicción, me impactó mucho.

En la víspera de su cumpleaños del mes pasado, fuimos una tarde a visitar su estatua que fuera inaugurada hace 5 años, y que se encuentra en medio del mercado Proud Camden, de Camden Town.

Amy Winehouse con Ana y Jorge Sanagua

La estatua de bronce en tamaño real mide 175 cm incluyendo zapatillas. Sus fans que la aman la decoran con pulseras, collares y flores que son reemplazadas frecuentemente.

Infancia

Amy Winehouse nació en el seno de una familia judía y con tradición musical en el jazz. Se crio en los suburbios de Southgate, junto a su padre Mitchell, su madre Janis y su hermano mayor Alex.

Constantemente, Mitchell cantaba éxitos de Frank Sinatra para la joven Amy, quien pronto tomó dicho hábito, a tal punto que sus maestros no podían mantenerla callada en clase. Sus padres se divorciaron cuando ella tenía nueve años.

Inicio

Amy fue una cantante y compositora británica destacada por sus mezclas de diversos géneros musicales, entre los que destacan el jazz, rhythm and blues, soul y ska.

Era una mujer blanca con una voz de alma negra, poseía un poderoso registro de contralto, abarcando 3 octavas y 1 semitono.

Su voz era naturalmente hábil con una gran técnica y el fraseo con brillantez individual. También, era una voz emotiva, capaz de comunicar las emociones de sus canciones.

Ella misma se inspiró en la década de 1960, con sus modelos a seguir: Sarah Vaughan, Dinah Washington y Ella Fitzgerald.

La cantante también adaptó una estética de moda de los años sesenta, con el característico peinado de colmena y delineador de ojos gruesos.

Amy se mudó a Camden Town a la edad de 16 años para poder dedicarse a su carrera musical, y vivió en Camden Town hasta su muerte. Pasó de ser una talentosa joven quien perseguía sus sueños, a una internacional Superstar, una de las más importantes de Gran Bretaña.

Éxitos

Amy Winehouse tenía solo 19 años cuando firmó su primer contrato discográfico. Un año después, su álbum debut “Frank” fue lanzado en 2004 e inmediatamente alcanzó el número 3 en las listas británicas y fue nominado a los premios Mercury Prize.

Pero su gran éxito se combinó con una creciente incomodidad en el escenario y un miedo a actuar frente a grandes audiencias. Tal vez para compensar, comenzó a deambular por los clubes y bares después de los conciertos y ahogó la presión de actuar, en alcohol.

En uno de sus recorridos por bares, Amy conoció al adicto a la heroína Blake Fielder-Civil y al instante se enamoró de él. Con su nuevo amante, se sumergía cada vez más en excesos de drogas,  y empezó a cambiar la marihuana, por la cocaína y el alcohol.

Cuando su pareja la dejó después de unos meses, Winehouse estaba devastada con depresión, bulimia y adicciones, y cantó sobre su tumultuosa relación en el álbum “Back To Black”. El álbum publicado en el 2006 le valió cinco premios Grammy y finalmente la convirtió en una estrella mundial.

Se presentó vía satélite desde Londres, porque no le otorgaron la visa a los Estados Unidos, por uso y abuso de narcóticos.

El tema “Back To Black” (Subtitulado al español), significa el regreso a las drogas, al alcohol y al abismo “Te quiero mucho, no es suficiente, A ti te encanta aspirar y a mí me encanta dar caladas” “Solo nos dijimos adiós con palabras, he muerto cien veces, tú vuelves con ella, y yo vuelvo…al negro”.

Sus constantes problemas legales, su adicción a las drogas y al alcohol, y sus complicaciones médicas derivadas de su comportamiento autodestructivo fueron fuente de titulares desde el año 2007.

Pero fue la canción “Rehab” (Subtitulado al español), sobre el intento fallido de su padre y su gerente de poner a Winehouse en una clínica de rehabilitación, la que dominó las listas.

Ella escribió la canción en un par de horas y se convirtió en un himno para una generación de jóvenes almas torturadas.

Pero nada generó más debate que la frase en la que la cantante, con la agenda cargada por conciertos y grabaciones, menciona a su padre. “No tengo tiempo de ir, y si papá dice que estoy bien él ya ha intentado llevarme a rehabilitación pero no iré, no iré, no iré”.

La frase, ambigua, abre un interrogante sobre el papel de Mitchell Winehouse, su padre, en esta historia, que no contuvo adecuadamente a su hija.

Final trágico

Dieciocho meses después de la separación, Blake Fielder-Civil volvió a llamar a la puerta de Winehouse. Los dos se casaron, pero la relación era tensa. Se divorciaron unos dos años después en 2009.

La carrera de Winehouse se estancó simultáneamente. A menudo se tambaleaba borracha en el escenario y su voz una vez poderosa sonaba débil y hueca.

Se detuvieron los conciertos y se cancelaron giras completas, por “razones de salud”, dijo su gerencia. Pero todos sabían que Amy Winehouse tenía un gran problema con el alcohol.

El 23 de julio de 2011, Amy murió víctima de un fallo respiratorio tras caer en coma alcohólico. En su habitación, la policía encontró tres botellas vacías de vodka, mientras que en su cuerpo se registraron 416 miligramos por decilitro de sangre.

Una periodista inglesa escribió después de su muerte, “Ella podría dar vida a las canciones como ninguna otra, pero ella no pudo vivir su propia vida”.

By | 2019-10-02T20:07:06-03:00 octubre 2nd, 2019|adicciones, alcoholismo, drogadicción, General|0 Comments

Leave A Comment